• Nuevo evento para celebrar nuestro aniversario, suculentos premios te esperan. Pasate por concursos para verlo.

Historias

Estado
No está abierto para más respuestas.

sexy nena

Embajador
Esta historia está basada en hechos del salvaje oeste, cualquier coincidencia con la realidad es pura coincidencia.

AÑO 2144

En mi planeta hay mucho caos, el aire casi no se puede respirar, personas hambrientas, gente matándose....

Es lunes y tengo que ir a la reunión convocada por el grupo de mejores vaqueros que en su día fueron criogenizados y despertados en mi época. La mesa la componen: "Crazy Clay", el loco Clay; Joaquín Murrieta; John Wesley Hardin; Jesse James; William H. Boney, alias 'Billy El Niño' y Wyatt Earp.

Antes de continuar con la historia, me voy a presentar: me llaman Bala asesina, la mejor con el revólver y la mejor para cumplir la misión que me han encomendado: encontrar el Rifle dorado, llave del agujero negro que provoca el caos hace miles de años.
Durante una semana me preparo para un viaje muy importante y del cual dependerá que mi planeta sobreviva. Mi tripulación está compuesta por robots, soy la única humana, la cual seré despertada antes de llegar. Tras años luz viajando por la galaxia, mi tripulación encuentra el portal que me llevará al año 1879.

Bala!! Bala!! despierta!! hemos llegado!!. Me pongo las ropas acorde con la época, excepto el arma, una escopeta tormenta de Wyatt Earp de la que sale un brillo oscuro del cargador, un rayo que fulmina al instante.
Minutos después, la nave aterriza en un desierto, sólo veo arena y un poco de vegetación a unas millas de distancia. Se abren las puertas y al salir activo el modo camaleón para que la nave no sea visible.

Camino durante dos días y dos noches bajo el sol abrasador cuando por fin a lo lejos veo luces, parece un pueblo, al llegar hay mucha gente por las calles, comerciantes, niños jugando, vaqueros e indios montados en sus caballos, reinaba la paz; me venía a la mente las imágenes que me habían enseñado en mi planeta para prepararme.

- Señora, ¿me podría decir donde estoy?
- Claro que sí!!, estás en Tombstone, si buscas al sheriff ves al salón y él te ayudará

Entré en el salón, un lugar repleto de gente, algunos jugando a cartas, chicas bailando y alguna pelea sin importancia.
Un vaquero muy amable me dejó sitio en la barra, llevaba dos días viajando y me había quedado sin agua por lo que cualquier cosa que me sirvieran, me iba a servir para calmar la sed.
Una cerveza para esta dama !!....no la había probado nunca, en mi planeta era artificial y su sabor era diferente.
Mientras me la estaba tomando el barman me dijo que se llamaba Tril y que no me asustara, que los dos que se estaban peleando, Alf y Was, lo hacían siempre. Se habían dado cuenta de que yo no era de por allí.

- Busco al sheriff

Dos mujeres que en ese momento estaban echando un pulso en una mesa, una con diadema de gata y otra apodada nire la bruja, se levantaron y vinieron hacia mi.

- Y tú para que buscas a nuestro sheriff?
- Busco al sheriff
- Te hemos preguntado que para qué buscas al sheriff


Como veía que se acercaban mucho a mi y se les notaba exaltadas, saqué mi arma ..... he dicho que busco al sheriff. Al ver el arma, salieron corriendo del salón y muchos de los que estaban allí caían al suelo asustados intentando salir también.
En ese mismo instante apareció un señor diciendo que era el sheriff John Fitzburn Xam. Me senté con él y le dije de dónde venía y lo que estaba buscando.

- JAJAJAJAJA esta mujer cuántas cervezas ha tomado?
- Tril: Una Sheriff
- Sólo 1 ?
- Tril: Sí señor


En ese momento me cabreé volviendo a sacar el arma y disparé un rayo a toda la fila de botellas de ron que había en un estante. Nunca habían visto un arma similar y los pocos que quedaban se acojonaron y se escondieron detrás de la barra.
El único que no se inmutó ni una sola vez, era el vaquero que me había hecho un lugar en la barra; era un vaquero retirado, ya no entraba al juego de las provocaciones, la verdad es que tenía una mirada de esas que te recorren de arriba a abajo, era moreno y fumaba un cigarro apoyado en la barra mientras tomaba un Gintonic, equipado con un Stetson marrón que le tapaba media cara, cosa que le hacía aún más interesante.

- Vengo en son de paz y es cierto lo que le he contado Sheriff

El vaquero misterioso del que desconocía su nombre, dijo que me iba a ayudar y que el rifle dorado que buscaba, estaba bajo llave en el fuerte Awesomia, custodiado por el malvado H.P.Lov.
Esa noche estaba muy cansada, dormí toda la noche pero con un ojo abierto. Al día siguiente el vaquero misterioso me preparó un caballo, era precioso. Partimos los dos hacia el fuerte Awesomia, teníamos dos horas de camino. Al llegar habían unos cuantos forajidos custodiando la entrada, me dijo que eran: ingus, klas, arma y tex los peores delincuentes y los más buscados, sus cabezas tenían recompensa por el daño que habían hecho en las últimas batallas, pero el peor de todos era H.P.Lov, a él me lo iba a encontrar dentro del fuerte.
Cuando aún no estaba ni a dos metros delante de ellos, sacaron las armas y empezaron a disparar; los caballos echaron a correr, le dije al vaquero que me había acompañado que fuera a por ellos, yo no necesitaba ayuda.
Mi arma tenía un escudo que rechazó las balas y con ayuda de mis técnicas de lucha enseguida quedaron desarmados y medio KO en el suelo.
Disparé al portón destruyéndolo y allí estaba él más temido de todos.

- Necesito ese rifle
- Hp: Será por encima de mi cadáver
- No quiero hacerte daño
- Hp: No me hagas reir nenaza
- A mi no me llames nenaza o te arrepentirás
- Hp: NE-NA-ZA


En milésimas de segundo lo tumbé y cayó al suelo,,, te dije que no me llamaras nenaza. En ese mismo instante llegaba el vaquero con los caballos, los ató en lo que quedaba de entrada y vino a sujetar al bandido mientras yo me acercaba al rifle dorado; estaba metido en una urna de cristales muy fácil de romper.
Para asegurarme de que los bandidos no nos siguieran, los até a todos juntos con una cadena que traía de mi planeta y hasta pasadas 6 horas no se abriría, tiempo suficiente de llegar a Tombstone.

La vuelta al pueblo fue más rápida, galopamos y galopamos dejando un rastro de polvo. Al llegar le dí las gracias al vaquero.

- Me vas a decir tu nombre?
- Vaquero: NO, tendrás que llevarme contigo si quieres saberlo
- Lo siento pero no puedo llevarte


El tiempo en mi planeta estaba pasando y tenía que marchar, no podía entretenerme más, activé mi reloj y en un segundo mi nave aterrizó en el centro del pueblo. Todos quedaron boquiabiertos, murmurando, se habían dado cuenta de que la forastera, ciertamente no era de ese mundo.
Mi tripulación abrió la compuerta.
Me dirigí al vaquero, le miré a los ojos y lo besé; él me rodeó con sus brazos y me correspondió con un beso imposible de olvidar, un beso que no terminaba, al final sintiéndolo mucho tuve que separarme de él y le susurré al oído VOLVERÉ.

La nave desapareció en el horizonte y al llegar a mi planeta se dieron cuenta que la misión había sido un éxito....... gracias al rifle dorado se cerró el agujero negro, la gente vivió en armonía, salió el sol, las cosechas crecieron y ya no se volvió a tener hambre y sobretodo, hubo paz.

Y colorín colorado esta historia ha terminado......yo volví a por mi vaquero :D
 
Un día cualquiera.....

De repente me desperté, tenía un sabor amargo en la boca, un dolor intenso en el rostro, notaba el cuerpo maltrecho y no sabía donde estaba. Lo único que oía a mi alrededor, eran sollozos, lamentos y gente renegando.

-Que diablos habia pasado?, me pregunté.

Intente abrir los ojos, pero algo no iba bien, gire la cara, y allí estaba Eortas "el matasanos" inclinado sobre mi, examinandome la cara. Tenía la mirada de preocupación.

- Que pasa?- le pregunto.
- Lo siento gata, pero tú no te alteres, necesitas reposo, tu ojo izquierdo ha quedado dañado, una bala ha impactado en la pared a tu lado y las astillas te han dado de lleno. No he podido hacer nada.- me dice con cara de pesar.
- Mientras me quede un ojo para poder seguir luchando....- le contesto con una sonrisa, que más bien parece una mueca rara.

En ese momento todo vino a mi memoria, nos habiamos enfrentado al clan de Fran "el general". Nos queria fuera de esas tierras, pero por una vez nos habiamos adelantado a sus secuaces, eramos nosotros quienes habíamos atacado hartos de sus incursiones, de los robos de las reses, día tras día.
Angel "el jefe" y su segundo al mando gemp "el pesimista", habían organizado el ataque. A la luz de la luna, sigilosamente nos habiamos acercado a su cuartel general, les rodeamos , y a medida que asomaban, los acribillabamos a balazos ( más de uno parecia un colador de pepitas de oro), iban cayendo como moscas.
En un despiste, conseguimos subir por la torre y la muralla norte que estaban pegadas a las barracas. Así nos podiamos ir colando dentro e ir minando a su ejército.
De repente, se oyó el aullido de un coyote, era su señal, aparecieron los aliados de Fran ( mercenarios y tahures muchos de ellos) que vinieron por detrás para rodearnos y asi acabar con nosotros.
Pero yo con tres compañeros conseguimos zafarnos de su encerrona y subirnos a lo alto del almacén, desde allí teniamos un tiro limpio. Mientrás tanto los compañeros, los entretenian en el suelo. La lucha fue encarnizada, pero nuestra resistencia era impresionante, ganando terreno poco a poco.
Sabiamos que algo asi pasaría, que no seria fácil.
Poco después oí una explosión y perdí la conciencia. Se que me lleve a unos cuantos antes de todo eso, pero no se si fué suficiente.....
Maldiciendo, conseguí incorporarme, necesitaba saber que había pasado al final. El cuerpo me pedía mi dosis de cafeína, pero no era el momento.

Oigo susurros unos metros más adelante y me acerco.

-Gata que tal tu cara?- me dice Mara "la cariñosa".
-Bien y tú, como estas?- le contesto mientras miró a mi alrededor.
-Nada, un tiro en la pierna, me atraveso limpiamente, en unos dias como nueva y lista para lo que se avecine. Allí tienes a Micky "`pies grandes" a él le dieron en el costado, tendrá que dejar los duelos y los rodeos una temporada.
-Mientras solo sea eso... nos vemos en un rato, voy a ver a lo demas- le digo.

Veo a Bala "la asesina" apoyada en la barra con un tequila en la mano, muy cabreada, le habian dado un tiro en el pompis, y le habian destrozado sus pantalones nuevos, no era grave pero si doloroso. Nazzgu "el abanderado" a su lado intentando subirle la moral. Lo mas gracioso, es que Naz no llevaba pantalones, iba con sus botas de montar marrones, y su abrigo negro, vete a saber donde perdió los pantalones.

En otro rincón veo a Pitu "el sagaz", haciendo torniquetes y vendando a los mas heridos.Tiene una brecha en la cabeza, pero se le ve bien. Le saludo con la cabeza y él me levanta el pulgar. A su lado capsule "el invisible" dando pociones y tónicos, para aliviar los dolores.
Kelsey "la traviesa" apoyada en el marco de la puerta jugando con su revolver, con el sombrero tapandole el rostro, hablando con Makina y Bloddy, seguro que ya están maquinando alguna venganza. Miedo me dan esos tres.

De repente, alguien me toca el hombro, és Doll "la sexy" con Espi "la dulce", llevando comida, café y whisky a los heridos, casi me desmayo de gusto oliendo el café.

-Como estais? - les pregunto.
-Nosotras bien, ha habido muchas bajas, pero menos de las que pensabamos.- me contesta Doll con una media sonrisa.

Salgo fuera, no he visto a nuestros cabecillas entre los heridos, todavia no se como ha terminado la batalla, nadie sabe nada, me noto un nudo en el estomago.
Nacho "dedos agiles" me trae un parche para mi ojo y lo pongo encima del vendaje.
Al oir cascos de caballos en lo alto de la loma, se acercan Pitu, kel y alguno más con los rifles en la mano, uno de ellos me da un café, ahí estan los últimos desaparecidos, Angelito con su porte imponente y el sombrero hacia atras , Gemp con su uniforme completamente manchado de sangre y su mirada gelida y Erik .... como siempre, sus ropas impolutas, como si la cosa no hubiera ido con él.

Se paran a lo lejos, levantan los brazos mientras nos miran, Y mientras sonríen, gritan....

VICTORIA!!! VICTORIA!!! VICTORIA!!!

Lo hemos conseguido, ha sido duro, hemos pagado un alto precio, pero ha valido la pena.......
 

JORGE LEONARDO

Super Moderador
Miembro del equipo
Super Moderador
Se necesita un mínimo de cuatro (4) historias para que se realice el concurso, por lo tanto, se prorroga hasta el domingo 17 de mayo 2020, 23:59 horas del servidor español.
 

Soldado76

Novato
  • ...“El calor es insoportable... es curioso que haga tanto calor estos días, hasta ya parece… INFERNO
El fuego crece a mis pies mientras despierto con la conmoción. Todo se derrumba y cae, se desmorona. Mis recuerdos, mi familia, mi vida, todo es consumido por las llamas mientras intento encontrar una salida. Tan rápido como puedo salto a través de la ventana y caigo sobre la arena, mientras la construcción que yace atrás mío cruje, con ese crepitar que solo una buena madera tiene al quemarse.

Poco o nada entiendo de lo que ha pasado, hasta que caigo en razón.

  • “Primo…”
Miro alrededor, no hay nadie. Debo volver y encontrar…

¡BOOM!

Mientras aquella explosión me lanzaba contra la pared de enfrente un dolor intenso comenzaba a lacerar mi lado izquierdo. Una esquirla de metal. Debía de salir de ahí y buscar refugio, por que la madera no explota, solo la dinamita. Y esa dinamita no vino de mí. Alguien debía haberla puesto, alguien que me quiera muerto y solo un rostro llega a mi mente…

  • “S… Sam...”
___ ___ ___ ___ ___ ___

Debo decirlo, nunca fui un hombre de bien. Siempre busque ser correcto, siempre busque respetar a los demás y esos códigos sociales que controlan la conducta humana, la tan buena ley no ayudaba pues siempre había quien aprovechara mejor la situación. Y siempre intente defenderme y actuar bajo aquellas leyes, aunque no siempre se me diera la razón. Por ello, era muy frecuente verme entrar a la comisaría. Pero nunca intente lastimar a nadie a menos que atenten contra mi familia. Fue contra la ley cuando traje a mi primo a esta ciudad, pero siempre busque que sea útil a nuestra alianza, para que él no tenga mi vida.

Por ello, esa mañana cuando aquel hombre lo desmayara en una paliza, junto a muchos otros trabajadores de bien en la ciudad, y tras intentar estafar a nuestra buena gente, dejé de lado mi labor militar, y fuí a por su cabeza.

No fue difícil, bastó unos golpes bien dados en la frente para dejarlo en el suelo. El manejo del machete en la granja de azúcar permitió dar golpes diagonales perfectos que lo desorbitaron. Pero un caballero nunca ataca a un hombre indefenso, ya sea dormido o en el suelo, así que prendí mi cigarro mientras intentaba negociar su retiro atacando a mi gente:

  • ¿Sabes? Deberías cambiar tu estrategia, tu arma es demasiado lenta. Aun siendo perdigones pude esquivarlos.
  • Te crees mucho por tumbarme, ¿Verdad?
  • No, solo busco ser amigo tuyo, por eso no estas muerto. Deberías intentar ser…
  • Que, ¿De tu alianza? No sabes, tu gente es cruel, intentaron estafarme-. Decía con una sonrisa maliciosa en la cara.
  • Tu sabes que no es así. Si no cambias de parecer volveré en tres días a conversar de nuevo.
  • ¡Salúdame a kamilote! Tu primo es divertido, en el suelo se mueve muy bien-. Dijo con una sonrisa más sátira.
  • Bueno, visítalo de nuevo y volveré en un día. Hasta entonces, descansa, Sami.
Claro, no podría detenerlo, pero no creía que mi gente sea cruel. No podría aceptarlo. Así que me acerque a Lupin y le pregunte por el:

  • No le creas, muchacho, el intento que le diéramos suministros para crear su propia ciudad, y pidió la ropa que trae puesta, e incluso pidió la arma con la que nos ataca.
  • Pero por que dice que somos crueles...
  • No sabemos muchacho. Pero es una mala persona, no te dejes convencer.


A la mañana siguiente, uno de los concejales me dejó una carta a la puerta de mi casa. Confundido, abrí el sobre para leer el telegrama, que decía:

“Orden del consejo:​

Samuel declarado enemigo público. Muerte inminente y continua. Personal habilitado acatar orden o declararse traidor.

Fin telegrama”​

Tan pronto como terminé de leer la misiva, llega mi primo a decirme:

  • Otra vez me golpearon. Esto debe terminar…
  • No te preocupes-. Le dije – Hoy se acaba esto.
Esa noche, montado en “Suertudo” con mi ropa de la suerte, la gabardina de mi padre, la corbata de mi madre y el látigo de mi abuelo me presento frente a la guarida de Samuel. Solo hay una luz en la ventana, así que llamo con un grito:

  • ¡Sé que estas ahí, Sami! ¡Sal y enfréntame!
Y de las sombras una escueta figura se asoma. Es el viejo Sandoval, italiano veloz que fue despedido de otros lugares por ser un audaz rapiñador y un despiadado asesino en batallas de fuertes.

  • Sami no tiene tiempo para basura, así que me tendrás que enfrentar si deseas verlo-. Acto seguido desenfundó un cuchillo reluciente – El buen Bowie perdió su arma conmigo, ¿Qué podrías hacer tú?
Y lanzando un alarido, el viejo se lanzó sobre mí. Pero como decía mi abuelo, “un látigo es más poderoso que un revolver si sabes manejarlo” por lo que, con un movimiento de muñeca, logre interrumpir su carga, haciéndolo caer en el suelo.

  • Levántate, viejo, pelea como hombre-. Le digo – Ponte en guardia.
Con el viejo de pie, y tras aquel tango de la muerte que solo los duelistas pueden ver, el viejo abanicaba su cuchillo, que era respondido por un golpe de mi látigo. Tal cual, mi gabardina recibía los cortes dirigidos a mi vientre mientras su espalda crujía con los azotes del cuero de buey de mi fuete. Tras cinco embestidas, el viejo perdía energía, mientras algo se encendía en mí. Era sed de sangre, por mi gente, por mi familia. Y esa sed me hizo golpear el cuello del viejo con tanta fuerza que cayera éste desmayado en el suelo.

  • No te pares viejo, no mereces más dolor-. Decía en mi mente, pero mi cuerpo quería que se ponga de pie. Pero ese viejo no volvería a levantarse esa noche.
Entonces entré a aquella cabaña, y Sami me esperaba, sentado en una mesa jugando solo a los naipes.

  • Sabes, las cartas me decían que vendrías. No espera, fue tu primito mientras lloriqueaba-. Decía con desprecio – Como una niñita.
  • Bueno, veremos quien llora ahora.- Repliqué con ira.
Levantándose, Sami sacó de debajo de la mesa un florete. – Esta arma si es veloz, ¿No te parece? -. Pregunta acercándose peligrosamente a mí.

  • Pues veamos quien usa mejor sus armas-. Le respondo.
Y de nuevo, aquella danza casi fúnebre que dos enemigos realizan antes de acompañar al otro a la tumba. Sami sabe como atacar rápidamente. Conoce el peso de un florete, y sabe la distancia de alcance del mismo. Pero cualquiera que conozca esta arma puede defenderse. Tras cada estocada, un movimiento evita el golpe.

  • QUE – DA – TE – QUIE – TO-. Habla jadeante un Sami, mientras esquivo cada golpe. Hasta que el último llega al pecho. Sami sonríe triunfante. Pero el florete no perfora, pues un salto hacia atrás evita el golpe final.
  • ¡Imposible! -. grita – Nadie puede ser tan bueno.
  • Mi turno.
Y comienzo una andanada de golpes ante la cual Sami, confundido, no sabe reaccionar. El látigo surca marcas en su torso, en sus manos, aquellas que lastimaran a mi familia. Su rostro abandona entonces su mirada socarrona para dar paso a una expresión de terror. Tras doce golpes que generaran marcas y daño crítico en su cuerpo, se oye su voz casi quebrada.

  • ¡Para! ¡Detente por favor!
  • ¡¿Así como tu te detuviste frente a mi gente?!
  • ¡No era solo yo! -. Comienza, y se calma, mientras su rostro demacrado por los golpes vuelve a tener su sonrisa socarrona. – No soy yo, solo soy un mercenario. Quien tú buscas no es una persona, es una organización. Se llaman INFERNO y no se detendrán ante nadie. Yo solo soy un peón. Pero ellos seguirán-.
Y comienza a reírse, mientras aumenta el volumen de su voz, casi como un grito, y con mas risas, como un demente:

  • Ellos seguirán, ha ha. ¡Ellos seguirán, he he ha! ¡¡ELLOS SEGU…
Lo callo con un golpe seco en la mandíbula. No es un golpe de caballeros, no es un golpe digno. No soy yo quien golpea, sino mi sed de sangre. Aquella sed que no creía que volvería a salir. Que ahora inunda mi cuerpo ante la verdad. INFERNO, los verdaderos responsables de nuestro sufrimiento, el rostro detrás del dolor de mi gente, de mi familia, de mi primo…

Pensando en ello comienzo a retirarme cuando siento que alguien esta de pie tras de mí. Es Sami, tenáz como ningún otro, he de reconocerlo. Con un susurro, débil pero firme, Sami me dice:

  • Puedo haber caído ahora, pero dime, ¿Puedes enfrentarte al sistema? Ellos ya vienen…
Y mientras se desplomaba, mis ideas y mi sed de sangre mezclaban un mescal tan fuerte de digerir en mi cerebro que cuando llegué a mi casa, no pude sentir como me desplomaba en mi cama. Tampoco sentía como ruidos extraños anunciaban la llegada de gente que no llegué a ver. Mucho menos percibí el momento en el que colocaban dinamita, o en el que dejaban inconsciente a mi primo. Estuve tan confundido que, lo siguiente que sentí al despertar fue un ardor, nacido en mis pies, tan fuerte como… INFERNO.



____ _____ _____ _____ _____ ____



Tres días pasaron. Las noticias locales reportan la destrucción de mi antaño hogar. La desaparición de dos cadáveres, antes dos ciudadanos en una extraña explosión pasaron a ser historia vieja. Tan fácilmente olvidados, o talvez la gente ya conocía el trasfondo de todo y era en vano indagar. Era en vano luchar contra el sistema. No es crueldad y nunca fue algo parecido. Solo es impotencia.

En cuanto a mí, aquella madrugada logre conseguir del Bar de Henry una botella de whisky y algo de pólvora con la que curar mi herida lateral. No volvería a enfrentar a Sami, o al viejo Sandoval hasta recuperarme. No sería el verdugo de INFERNO durante un tiempo, así que tendría que comenzar desde el fondo, de la nada, y resurgir. No obstante, había dos cambios desde aquella explosión.

El primero, ahora tenía una sed de sangre tan fuerte que era difícil decir si seguía siendo aquel duelista honorable de antaño. Solo hay dolor e ira en mi mente, y un deseo por aniquilar a cualquier persona que encuentre a mi paso. Y aun si caigo, seguiré intentando destruirlos. Pero ese no es el cambio más importante que noté.

Dado que la pólvora tiene un efecto cauterizante mi herida cerró rápidamente. Pero esto lo aprendí la mañana siguiente a la explosión, puesto que al sentir mi rostro palpitar mientras buscaba alcohol para mi herida, en una ventana vi reflejado un hombre con una parte del pómulo cicatrizada. Creyendo que era otra persona, aquellos ojos iguales a los míos me decían que ya no era yo. Y extrañamente, sentía como dos voluntades se erguían en mí conciencia. La de mi primo, ser honorable que ya no existe más allá de mí mismo y mis recuerdos, y la mía, ansiosa por probar el sabor mezclado del acero, la pólvora y la sangre ajena.

¿Quién soy? No soy ni uno ni otro. Mi identidad murió en una explosión. Lo único que se conoce de mi es mi ansia por matar, y seguirá así hasta que logre eliminar de la faz de este mundo a Samuel, al viejo Sandoval, y destruya a INFERNO por completo.

¿Mi nombre? Solo soy un soldado, con 76 cicatrices. Y 76 victimas en mi lista.
 
Última edición:
Vaya, he despertado de nuevo. ¿Cuánto ha pasado? ¿10 años? Esto ha cambiado y mucho...

¿Qué es esto? ¿Un chat? Probemos tocar una tecla o dos, mejor pongamos “hola” y vemos que pasa.

CHAT.png

(Raymon Reddington): Hola

(Jack El Negro): Hola!!!

Es esta mi primer conversación, debería comportarme de la mejor manera posible ¿o bien tendría que mostrarme rudo, agresivo, desafiante y dispuesto a un duelo tal como en el Viejo Oeste?

Probaré mi suerte sobre la vía del bien, seré amigable, no tengo amigos todavía, quién sabe si los míos de hace 10 años siguen estando acá… Allá vamos.


(Raymon Reddington): Un placer, acá Raymond para lo que precise. ¿Este chat es nuevo?

(Jack El Negro): ¿Nuevo? Desde que estoy en el juego que está el chat… hará unos 5 años.

Este personaje, Jack El Negro, indicando que el chat ha estado siempre, suena muy raro… no sé qué tanto podría confiar en él ¿me equivoqué en ser amigable? Además, el humo de ese Puro me lo está echando en la cara...

Jack.pngScreenshot_1.png

(Raymon Reddington): No estuvo siempre, creo que usted me está engañando. Llevo 10 años sin jugarlo. Nos partíamos a duelos, nos bombardeábamos a telegramas. ¿Chat? ¿De dónde salió?

(Jack El Negro): ¿Cómo que no había chat hace 10 años? Yo estoy medio viejo pero sin el chat este juego… no existe jajaja!

¿Qué el The-West no existe sin el chat? ¿Qué clase de blasfemias son estas? Jack debería arrepentirse de lo que dijo, estoy a nada de retarlo a un duelo. Así se solucionan las cosas. Sin mediaciones. Duelo, duelo, retar a duelo y más duelos.

(Raymon Reddington): Dime, los telegramas los utilizas.

(Jack El Negro): Rara vez, capaz para cuando el otro está inactivo y tengo que decirle algo. Es más cómodo así, te susurro, me respondes, te respondo, es muy simple. Todavía no te creo que no haya chat antes jajaja!!!

(Raymon Reddington): Ahí tenés, antes, te bombardeaban a telegramas, mínimo 20 por día para conversar con alguien. Una cosa de locos. A través de ellos armábamos los Pactos para no duelearnos entre ciudades. Nadie imaginaba un chat por acá, de hecho, no sé si esto sirve…
BOWIE.png
(Jack El Negro): ¿Como no va a servir? :D Esto es lo mejor que le pasó al The West.

(Raymon Reddington): ¡No me vengas con esa! Dame una razón por la cuál podes hacer semejante afirmación, a un veterano como yo de este juego le venís a decir eso… jaa raja para allá! No me hagas desenfundar mi Cuchillo de Bowie.

(Jack El Negro): ¿Cuchillo de Bowie? Está obsoleto… proba con algún Revolver Oficial de la Unión, lo podés comprar en el shop.

SHOP.png
(Raymon Reddington): ¿Shop? Cuanto tengo que aprender, estos 10 años que pasaron me dejaron obsoleto.

(Jack El Negro): Quédate tranquilo, si no podes comprártelo podes mejorar tu Cuchillo de Bowie al nivel 2 y vas a tener más resultados.

(Raymon Reddington): ¿Mejorar? ¿Nivel 2? No sé de que estás hablando.

(Jack El Negro): Jajaja, ya sé. Te mando solicitud de amistad, tengo que irme a cenar. Un abrazo.


Fue en ese momento en que un aviso emergió del chat y recitaba: “Henry: Jack el Negro está ahora desconectado”. No he podido hablar más con el. Necesitaba seguir solucionando dudas. ¿Solicitud de amistad? ¿Mejorar armas? Tanto tiempo pasó, no estoy entendiendo al viejo oeste… será el whisky de anoche o el ron del mediodía.
george.png
Así fue mi llegada a Georgetown, arribando las inmediaciones de la ciudad Winston. No logro imaginar todo lo que pensarían mis amigos de aquellos años, mis compañeros de ciudad, charlábamos por telegrama… Nos enterábamos algunas cosas de las demás ciudades por las carteleras, sus amigos, enemigos, etc.

Sin embargo, ahora que Jack se ha desconectado de este nuevo “chat” no me queda otra que volver a lo de antes, le enviare un telegrama… vaya herramienta tan importante de este juego, ya ven que en mis inicios tenía razón… Jack se fue, para comunicarme con el no me queda otra instancia que la del telegrama… Larga vida al telegrama en el The-west!!! Y que buen amigo que he hecho a la primera.


telegrama.png
 

Adjuntos

loom

Novato
Tejedor de sueños


Salió del salón tambaleándose, se sentía aturdido. No sabía quién era ni cómo demonios había llegado hasta ese lugar. Se apoyó sobre sus rodillas, sintió un leve tirón en las piernas y miró hacia el salon.
002.png
-Henry, Henry Walker- repitió en voz alta.

Metió las manos en la palangana que estaba justo bajando las escaleras del pórtico y se mojo la cara. El barman del salón, la camarera, el sheriff, el indio y todo el maldito lugar le parecía conocido. Salió corriendo como alma que lleva el diablo alejándose hasta un gran árbol de naranjas que daba justo a la salida del pueblo.
Al caer la noche y con la mente todavía en blanco miro hacia el horizonte por donde se asomaba un tenue color violáceo. Una serie de imágenes le vinieron a la mente: tiroteos, desmayos innecesarios, amigos tras las rejas, alubias, miles y miles de asquerosas alubias. Cada vez que se adentraba en sus pensamientos descubria momentos que recordaba vagamente pero no lograba hilar.

- Un concurso de disfraces? - una sonrisa se le dibujó en la cara.

Unos coyotes que pasaban por ahí levantaron las orejas y lo vieron en medio de la noche riendo como un loco, unos momentos después desaparecieron entre la maleza.

005.png


Un mago emitía melodías a través de su bastón con forma de rama, tenía una capucha, solo se le veían unos penetrantes ojos azules que lo miraban fijamente. En su cabeza solo se repetía una y otra vez: loom, LOOOOOM , LOOOOOOOM. Una explosión lo sobresaltó, se levantó rápidamente mientras la gran nube de humo se elevaba a lo lejos, agarro sus cosas y partió en dirección contraria a la del estruendo.
Pasaron los días y las noches, el pistolero logró juntar algo de ropa, dólares, armas y varios pertrechos. La felicidad no duró mucho ya que el oeste es un lugar hostil. De unos matorrales salió un sujeto portando una porra en la mano derecha.

- Eh! buen hombre, qué hace por esta zona tan peligrosa y alejada, cual es su nombre? - dijo el desconocido.

- Me llamo Loom, estaba juntando cosas que necesitaba para unos trabajos, ya me iba...- dijo el pistolero.

- Lindo nombre, JAJAJA, vengan muchachos!!!- dijo el desconocido.

Varios individuos atacaron a Loom, no había posibilidad, era como una oveja entre varios lobos. Quedó tirado en medio de la nada desnudo y golpeado, le robaron lo poco que tenía y se largaron de allí. Una vez que pudo recuperarse de la emboscada siguió caminando sin rumbo hasta encontrar un pueblo frente a un gran lago y unas hermosas montañas. Por suerte la gente lo aceptó de inmediato y se sintió como en su casa. Ese pueblo tenía un nombre muy significativo para Loom: “Redemption”. Los días que siguieron fueron muy fructíferos para la búsqueda de su identidad, busco en los archivos históricos de la casa de asambleas pistas que pudieran revelar cuál era su pasado. Durante semanas hurgo entre papeles viejos hasta encontrar una habitación llena de cajas organizadas con papeles, telegramas y correos basura. Ahí estaba la verdad, todo estaba más claro ahora, sintió la misma emoción que había sentido alguna vez en su antigua vida.
003.png
No le importaba nada, atacar, ser atacado o quedar desmayado en el intento. Loom, consiguió armas de fuego, un caballo, provisiones para su aventura y salió galopando fuera del pueblo a toda velocidad en busca de la dulce, sangrienta y emocionante redención.
Al disiparse la estela de polvo que dejó el caballo se podía distinguir sobre la calle principal del pueblo, justo por donde había pasado el pistolero, un sobre sucio y degradado por el paso del tiempo. Dentro del sobre estaba este telegrama añejado:


004.png
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
| Vie 28/8/2009 22:13
|
|
| Howdy Loom,
| ¡Bienvenido! a The West. Haz clic en el siguiente enlace para activar tu cuenta:
| http://www.the-west.es/index.php?page=register&mode=validate_email&hash=52d6512c983c7886a93ee7b5101be14e
| Código de activación 52d6512c983c7886a93ee7b5101be14e
| Tus datos de acceso
| Nombre de jugador: Loom
| Contraseña: *****
| Mundo: Mundo 2
| Si quieres jugar en otro mundo, vete a la página de inicio y elije el mundo.
| ¡Que te diviertas!
| http://www.the-west.es
|
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


FIN
 

JORGE LEONARDO

Super Moderador
Miembro del equipo
Super Moderador
Cerrada la recepción de las historias. En breve será creado el correspondiente hilo para las votaciones públicas.
 
Estado
No está abierto para más respuestas.